Toc, toc…
¡Tenemos 8 apartamentos rurales que te esperan!

¿Te gustaría despertarte en medio del Collsacabra?

Disponemos de apartamentos rurales totalmente equipados, que ofrecen espacios amplios y abiertos para disfrutar de todos los momentos en familia. Todos transmiten la misma esencia, y todos son distintos. Con vistas panorámicas al morral de Caselles, el Pla d’Aiats y los prados infinitos de verdes incansables.

Las paredes, libros abiertos que quieren hablar

Decimos que un espacio tiene personalidad cuando tiene algo especial, algo que le diferencia del resto. Por ejemplo, cuando las paredes tienen historia. Los nombres de los 8 apartamentos reconstruyen la memoria de la masía, la mejor manera para preservarla y no derribarla al olvido.

1. La Pallissa

El acogedor cobertizo de la masía, que antiguamente era el depósito de la paja para suministrar alimentos a los animales y acondicionar los establos, hoy nos rodea de bienestar.

La conservación de sus vigas de roble y las paredes originales de piedra hace que tenga un ambiente muy acogedor y auténtico. Entra por su puerta de arco de medio punto y siente la hospitalidad de la madera, la piedra y el yeso. Situado frente a la granja, el canto del gallo os dará la bienvenida al día.

  • 69 m2
  • 1 habitación con cama de matrimonio
  • 1 habitación con dos camas individuales
  • Cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño
  • Adaptado por personas con movilidad reducida

2. El Collsacabra

Aunque es el apartamento más pequeño, su sensación de estar dentro de una cabaña de madera lo hace especialmente acogedor. Con hermosas vistas al Collsacabra, nos recuerda la importancia que ha tenido el entorno durante el transcurso de la vida de la masía y sus cambios, como si de la transformación de una mariposa se tratara.

Dispone de una terraza donde podrás disfrutar de momentos íntimos y fugaces en plena naturaleza. Captúralos con preciosas fotografías que perduren para siempre. Ideal para una escapada en pareja.

  • 50 m2
  • 1 habitación con cama de matrimonio
  • Cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño

3. El Traginer

El arriero fue la presencia que acogió el antiguo hostal de La Rotllada durante tantos siglos. A veces, las habitaciones de la masía no eran suficientes para alojar la gran demanda de arrieros, y estos se conformaban con ocupar cualquier otro espacio, como esta estancia: el antiguo desván del cobertizo.

El apartamento El Traginer es un auténtico espacio de calma para dejarte cuidar. El suelo es de parquet y el techo de madera, todo muy bonito. Dispone de mucha luz, buenas vistas y tranquilidad absoluta, donde los vecinos más recurrentes son los animales pastando por el prado. Si abres la puerta o una ventana, corres el peligro de verlos y enamorarte de este cuadro natural.

  • 73 m2
  • 1 habitación con cama de matrimonio y sillón cama
  • 1 habitación con dos camas individuales
  • cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño

4. Cal Ferrer

Su dintel grabado con herramientas de corte nos explica que fue la antigua ferretería del hostal, uno de los servicios fundamentales que debía tener la masía, ya fuera para cambiar las herraduras de los animales de los arrieros o ofrecer utensilios de repuesto para posibles averías de carruajes. Y ahora, vuestra vivienda para sentirse como en casa. Tiene balconera con salida al exterior. Salid y escuchad el arroyo de murmullo amable.

  • 65 m2
  • 1 habitación con cama doble
  • 1 habitación con dos camas individuales
  • cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño

5. L’estable

¿Sabíais que antiguamente los animales habitaban en la planta baja de las masías? Así, daban calor a las personas que vivían sobre ellos. El establo es el que tiene menos vistas de todos, pero le caracteriza una gran bóveda catalana conservada que le da un carácter muy rústico y acogedor. Los primeros rayos de luz del día bañan la sala de estar llena de tonalidades cálidas, y tiene balconera con salida a la fachada principal, para que llueva o haga sol, sientas contigo la esencia más rural.

  • 58 m2
  • 1 habitación con cama de matrimonio
  • 1 habitación con dos camas individuales
  • cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño

6. La Fonda

Cuando hacíamos la reforma integral de este apartamento, nos encontramos una sorpresa: el fregadero original de la antigua fonda del hostal, donde antes de sentarse a la mesa tantas veces se habían lavado las manos los arrieros, veraneantes adinerados de la época y quién sabe si algún personaje relevante. No sabemos porqué la tapiaron, lo que sí sabemos es que es un pequeño tesoro que nunca más esconderemos.

El apartamento La Fonda es tipo dúplex, con salida directa al exterior. Si fuera un alimento, seguro que sería dulce y adictivo. Y seas del “team” chocolate como del “team” queso, éste vivienda es por todos los gustos.

  • 79 m2
  • 1 habitación con cama doble
  • 1 habitación con dos camas individuales
  • 1 salita con sofá-cama
  • cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño pequeño
  • 1 baño completo

7. El Camí Ral

Nos encontramos junto al antiguo camino ral de Vic a Olot, donde no hace tantos años atrás todavía se movían arrieros con una mula y un carro, para ir a los mercados de la comarca vecina. Hoy, por aquí paseamos las nuevas generaciones con una realidad y un ritmo de vida muy diferente. Este apartamento nos da la pausa necesaria para reconectar con nuestro yo más puro.

Podréis descansar sobre los festejadores de las ventanas, donde antiguamente se sentaban los enamorados. Y para los más pequeños, una de sus habitaciones dobles contiene un altillo que les enamorará y se convertirá en su madriguera de secretos e historias.

  • 65 m2 – situado en la primera planta de la masía
  • 1 habitación con cama de matrimonio con altillo
  • 1 habitación con dos camas individuales
  • cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño

8. La Masoveria

Antiguamente, el propietario de la Rotllada, como en toda masía, solía ceder una parte de la finca a una tercera familia a cambio de trabajarle las tierras u otras compensaciones. Antes, dentro de una misma vivienda convivían juntos bisabuelos, abuelos, padres, tíos, hijos, y nietos.

El apartamento La Masoveria simboliza el amor por la familia, y se encuentra en el corazón de la masía. El rojo de sus paredes nos transmite amor, cariño y vínculo. Muy espacioso y alegre,perfecto para disfrutar todos los momentos con los tuyos. Una vivienda llena de detalles, que te hará revivir las emociones más sinceras. Ofrece vistas al imponente Pla d’Aiats, un auténtico espectáculo de la naturaleza.

  • 70 m2 – situado en la primera planta de la masía
  • 1 habitación con cama de matrimonio
  • 1 habitación con dos camas individuales
  • cocina-comedor-sala de estar
  • 1 baño